DIEZ PUNTOS CLAVES DEL FORO INTERNACIONAL DE ECONOMÍA CONSCIENTE, VALDIVIA, CHILE. 7 NOVIEMBRE 2016

DIEZ PUNTOS CLAVES DEL FORO INTERNACIONAL DE ECONOMÍA CONSCIENTE, VALDIVIA, CHILE. 7 NOVIEMBRE 2016

 

Valdivia, una ciudad rodeada de bosques y surcada por un caudaloso río navegable, fue sede del Foro Internacional de Economía Consciente celebrado el pasado día 7 de Noviembre.

Existe una isla, rodeada de árboles, en medio de la ciudad. Esta isla alberga las universidades y las infraestructuras que estudiantes y profesores necesitan. La Universidad Austral de Chile, el departamento de MBA y la organización de Economía Consciente desde España, logramos que este evento fuese un éxito.facultadcienciaseconomicasadministrativas2

Desde esta Ong expresamos todo nuestro agradecimiento al equipo de ambos países y a todos los participantes, tanto expositores como asistentes, que con sus preguntas crearon un ambiente armonioso de compromiso, crecimiento y trabajo para futuro en las nuevas economías emergentes.

Ronald Sisteck, Richard Johnson, Felipe Mardone, Silvio Santone, Heloísa Primavera, Manfred Max Neef y Adela Llerena, hicieron un resumen de lo que suponen las nuevas tendencias económicas en el mundo, cuál es su origen, su práctica, los modelos y la proyección de futuro para todas ellas.

En breves líneas éste sería el resumen:

  • El sistema socioeconómico actual especulativo y cortoplacista no representa los intereses de la mayoría, ni hace felices a la Humanidad. Contrariamente a lo que creemos, no estamos en crisis, sino ante un triunfo del sistema que ha llegado al cúlmen de su extensión con la globalización, y con el crecimiento rápido y devastador de la economía, produciendo cada vez más empobrecimiento humano y de la Tierra. Se dan pautas para poder salir y entrar a voluntad del sistema y empezar a convivir sin sentir que somos una raza de esclavos nacidos para trabajar.

 

  • El enfoque humano de la empresa es la clave: atender bien a las personas, complementarte con los demás, crecer en un proyecto común y sacarlo adelante por el beneficio de quienes lo componen y no por llenar el bolsillo, hace que a la larga sea más rentable que pensar únicamente en el beneficio.

 

  • Hay muchas denominaciones sobre nuevas economías para un mismo sentir que alcanza ya a 400 millones de personas en todo el mundo, según un estudio de la Universidad de Berkeley. Busquemos puntos de encuentro desde la sencillez, la creatividad, la irracionalidad… No es el pensamiento lineal el que mueve el mundo.

 

  • Siempre ha habido una economía emergente que trata de mejorar lo que hay. Hoy la tendencia es volver a la naturaleza para hacerse preguntas y para hallar las respuestas: contemplar, descontaminar, reforestar, decrecer…

 

  • Los cambios son personales pero podemos cocrear entre todos. “Sólo comprendemos aquello de lo que somos parte”, así que por qué no copiar las ideas que nos gusten y devolverlas mejoradas. Viralizar las iniciativas. Estamos en la era del conocimiento.

 

  • Los innovadores llevamos las marcas de las flechas a la espalda: primero somos ridículos, después peligrosos y por último evidentes. Pero respetemos al otro que lo hace lo mejor que sabe y puede.

 

  • Sin prisa pero sin pausa, no es necesario ser inmediatos pero si ir con todo y a la vez. Flexibilidad en los procesos.

 

  • Potenciar lo comunitario, observando, creando una comunidad con todas las “economías” emergentes y comunicarlas con un canal transparente, independiente y cómodo para todos. Crear proyectos comunes.

 

  • En treinta días, los participantes de este foro, pertenecientes a diversos países latinoamericanos pondremos en común ¿qué queremos? Y ¿cómo vemos la economía en el futuro?

 

  • Si tu también quieres participar de este sueño, sólo tienes que ponerte a ello.

 

https://youtu.be/lEmsFUSA5wQ

 

 

CONFIAR

Por fin he aprendido a CONFIAR. Y no hablo sólo de hacerlo en las personas, sino en la vida en general.

He aprendido que toda desgracia esconde un gran regalo. Y que cuanto antes lo descubra, antes cesará el sufrimiento .

He aprendido que no tenemos defectos, sino muchas heridas emocionales que nos hacen reaccionar. Que a cada cuál le toca lidiar con alguna o con varias. Que es decisión personal trabajar esa reacción para que deje de dominarte, o echar la culpa de tu sufrimiento al comportamiento de los demás.

He aprendido a ver la perfección de cada uno, incluso la mía. Que el otro no esté en mi escala de valores no significa que sea imperfecto o yo lo sea para los demás. En este gran puzle de la vida, cada pieza es perfecta tal cuál es. Si la cambias, la figura entera cambia contigo.

He aprendido que mis valores, son sólo eso, míos. No tienen que ser de nadie más. Ni nadie tiene que ver la vida como la veo yo. Y que tengo el derecho a no verla ni querer verla como el resto.

He aprendido a quedarme con lo bueno que me da cada persona y ver lo que no me gusta como situaciones que se repiten en mi vida, desde siempre, hasta que consiga vivirlas de otra manera. Desde mi grandeza, y no desde la pequeñez de la víctima que sufre esa experiencia en lugar de experimentar una manifestación de la vida, hermosa de todas formas.

He aprendido que las personas cuanto más sufren de pequeñas, son más sensibles y exquisitas, pero también su reacción al dolor es mayor y a veces desproporcionada. Va en relación al tamaño de su herida y a su trabajo interno.

He aprendido que si busco el sentido de cada experiencia, ésta se convierte en un enorme peldaño de crecimiento.

He aprendido que no tengo que defenderme de nada ni de nadie. Que no es necesario luchar por mantener a quienes quieres o deseas a tu lado, porque siempre se van los que ya no necesitas en ese momento, aunque vuelvan más tarde o no lo hagan nunca. Y que aparecen o te reencuentras con aquellos con los que sí debes estar ahora.

He aprendido que no cuesta tanto pedir perdón, que sienta muy bien liberarse del rencor y que dar las gracias es el mejor ejercicio de felicidad. Que cuando todo esto lo haces de corazón, aunque no lo expreses, los demás lo notan.

He aprendido que las máscaras se caen tarde o temprano y que es un gran esfuerzo mantenerlas. El costo es tan elevado que resulta más productivo ir a pecho descubierto, aunque a veces por el miedo a sufrir o a perder intentemos sacar la armadura del armario.

He aprendido que desde pequeños trazamos el mapa de nuestra vida. Y que sólo viviendo vamos recorriendo lo que un día proyectamos.

He aprendido que la vida la creamos a cada instante, con nuestros pensamientos, palabras, decisiones, reacciones…pero que no se puede planear. Sólo “darse cuenta” de que la estamos viviendo según nuestros sueños. A veces son pesadillas negras y profundas, pero nuestras.

He aprendido que incluso nuestras dolencias, enfermedades o aspecto físico, los necesitamos para expresar quienes somos y poder dar al mundo la gran variedad que formamos como Humanidad. Y es un magnífico regalo poder hacerlo, incluso con las limitaciones que tengamos.

He aprendido que cada uno atrae las circunstancias que necesita experimentar a su vida. Y que la gran pregunta no es ¿por qué? Sino ¿para qué? Y que la respuesta sino se siente no puede pensarse.

Que para sanar, en cualquier aspecto, hay que comprender. Y que si comprendes, la enfermedad es lo de menos. Sólo era el camino de la rendición.

Y que la rendición es, a su vez, el camino de la paz.

Y he aprendido que si estoy en paz es gracias a confiar, en que me guste o no, TODO ES PERFECTO TAL Y COMO ES.

CRÓNICAS DEL RETORNO A SUDAMÉRICA. 1ª PARTE: ¿EXISTEN LAS CASUALIDADES?

CRÓNICAS DEL RETORNO A SUDAMÉRICA. 1ª PARTE: ¿EXISTEN LAS CASUALIDADES?

¿Existen las casualidades? Hace años una amiga que me conoce desde la infancia me puso el apodo “trigger effect” (efecto gatillo). Quiso decir que las personas que entran en contacto conmigo, por alguna razón, encuentran el impulso necesario para transformar aquello que, a veces sin saberlo, buscaban.
Lo he comprobado día tras día a lo largo de estos años.
Lo que no imaginé, y ahora empiezo a pensar, a pesar de parecer una locura, es que ese efecto puede ser mucho más expansivo.
La primera vez que vine a Argentina, hace tres meses, coincidí con un día de elecciones bastante significativa.
Y vuelvo en periodo electoral.
Anoche, de nuevo en este país, sale elegido un presidente que parece devolver la esperanza a los argentinos.
Me considero apolítica, pero no puedo obviar que se respira esperanza, en un pueblo que apenas recuerda esa palabra…
Sea como sea, me alegra ser testigo directo de este cambio.
Y quién sabe, quizás las casualidades no existen…

IMG_7856