¿Existen las casualidades? Hace años una amiga que me conoce desde la infancia me puso el apodo “trigger effect” (efecto gatillo). Quiso decir que las personas que entran en contacto conmigo, por alguna razón, encuentran el impulso necesario para transformar aquello que, a veces sin saberlo, buscaban.
Lo he comprobado día tras día a lo largo de estos años.
Lo que no imaginé, y ahora empiezo a pensar, a pesar de parecer una locura, es que ese efecto puede ser mucho más expansivo.
La primera vez que vine a Argentina, hace tres meses, coincidí con un día de elecciones bastante significativa.
Y vuelvo en periodo electoral.
Anoche, de nuevo en este país, sale elegido un presidente que parece devolver la esperanza a los argentinos.
Me considero apolítica, pero no puedo obviar que se respira esperanza, en un pueblo que apenas recuerda esa palabra…
Sea como sea, me alegra ser testigo directo de este cambio.
Y quién sabe, quizás las casualidades no existen…

IMG_7856