¿Te has preguntado por qué los propósitos que nos hacemos a principios de año no suelen convertirse en una realidad? ¿Sabes si realmente estás eligiendo adecuadamente? Puede que sencillamente estés apartando la vista de lo que realmente precisa de tu atención.

Descubre qué aspectos de tu vida son en este momento los que más necesitas atender.

Pregúntate el por qué y el para qué quieres realizar ese propósito y ponles una fecha. De lo contrario nunca lo materializarás.

Divídelo en pequeñas metas. Al igual que no puedes comerte una tarta de un solo bocado, es muy probable que tu propósito requiera de varias etapas. Igualmente pon fecha a cada una de ellas.

2ª Parte. Concreta tu propósito (video)

Y por último, he realizado un video con una técnica de PNL, Programación Neurolingüística, para que te sea más fácil conseguir tu propósito.

Después de visualizar cada video y de hacer las actividades, no olvides llevar a cabo las tareas o metas que te propongas dentro de sus plazo. Seguro que así lo conseguirás.

3ª Parte. Convierte tu propósito en realidad (video)

Recuerda que tienes estos y otros videos en el canal de youtube.